Películas

Cine & TV >


Musical >


Perhaps Love (2005)


     FICHA TÉCNICA
Título Original: Ru guo · Ai
Género: Musical, Drama, Romance
Dirección: Peter Chan
Reparto: Takeshi Kaneshiro, Zhou Xun, Jacky Cheung, Jin-hee Ji, Eric Tsang, Sandra Ng, Tung Man Chan, Tie-long Shang, Han Zhang
Guión: Oi Wah Lam, Raymond To
Producción: Peter Chan, Zoe Chen, Andre Morgan
Fotografía: Christopher Doyle, Peter Pau
Música: Peter Kam, Leon Ko
Nacionalidad: China, Malasia y Hong Kong
Año de estreno: 2005
Duración: 107 min

Valoración:

     ARGUMENTO

      El prestigioso director Nie Wei se dispone a rodar su próxima película en Shanghai, un musical que ha creado mucha expectación entre la prensa y los críticos de cine. Para su película Nie Wen cuenta con su musa, Sun Na, la actriz china con más proyección del momento a punto de dar el salto a Hollywood y compañera sentimental de Nie Wei, y con un popular actor de Hong Kong, Lin Jian-dong. El musical de Nie Wei trata de una chica que pierde la memoria y es recogida por el dueño de un circo, quien le dará nuevos recuerdos y la convencerá de que está enamorada de él. Pero entonces aparecerá el antiguo amor de la chica, que querrá que ésta recuerde lo que vivieron juntos una vez.

      Lo que Nie Wei no se imagina es que su historia ficticia es muy real. Porque Sun Na y Lin Jian-dong estuvieron enamorados en el pasado y varias circunstancias les hicieron separarse, hasta ahora que se han vuelto a encontrar en prácticamente las mismas condiciones que los personajes que interpretan en la película.


     TRAILER


     VALORACIÓN

      Perhaps Love vendría a ser la Moulin Rouge china; fue en su momento una apuesta muy arriesgada, teniendo en cuenta que no hay una larga tradición de musicales en China, pero se cubrió las espaldas con actores de éxito y un buen guión. La película funcionó muy bien y triunfó en materia de premios, aunque también es cierto que se queda a medias de todo lo que podría haber dado de sí, lo cual es una verdadera lástima.

      Perhaps Love es un falso musical; hay muchas canciones pero todas dentro del marco de la película que rueda Nie Wei, no como recurso con el que los protagonistas expresan sus sentimientos (aunque, evidentemente, las canciones sirven como reflejo de las circunstancias personales de los diferentes personajes). Eso es un punto a favor para los que no les gusten los musicales, aunque también le resta un poco de magia al asunto. El parecido con Moulin Rouge viene dado principalmente en la ornamentada estética, en la triste historia de amor entre los protagonistas y en el triángulo amoroso que se forma dentro y fuera de la producción musical, pero tiene la suficiente identidad propia como para valerse por sí misma; eso sí, Moulin Rouge es mejor.

      Pero empecemos resaltando las características positivas de este film, que son principalmente las estéticas. Estéticamente Perhaps Love es preciosa. La fotografía es realmente hermosa y está muy cuidada; no por nada tenemos al monstruo Christopher Doyle encargándose de la fotografía del pasado de los protagonistas y como de costumbre hace un trabajo excelente, así como Peter Pau que también está de sobresaliente en las escenas musicales. Los números musicales son fantásticos (incluido un momento Burbujas Freixenet), con una coreografía exquisita, bailes espectaculares y muy buenas canciones que conforman una banda sonora muy notable. Escenas como la del columpio son un ejemplo de lo bien trabajada que está esta película en todos los aspectos técnicos. Sólo flaquea un poco en el número musical final cuando los efectos especiales cantan un poco, pero a pesar de ello el filme es técnicamente casi perfecto, por lo que se entiende que arrasara en los Hong Kong Film Awards en ese aspecto.

      En cuanto a guión, también está muy mimado y se nota. El paralelismo entre la historia que se desarrolla en el musical y la propia historia entre Kaneshiro y Zhou Xun está muy logrado, y resulta muy interesante a medida que va avanzando la película y las dos historias se van entremezclando y nos damos cuenta de las similitudes entre ambas. Una gran historia que se suma a un gran aspecto técnico. Entonces, ¿por qué se queda a medias? Pues por el gran fallo de la película: es demasiado fría. Todo lo que cuenta forma parte de una historia personal que tendría que ser muy emotiva por todo lo que comporta para los protagonistas, tanto pasado como presente como futuro, pero en cambio toda la película no se desprende de ese halo distante que propicia que sea difícil engancharnos realmente a la historia y a los personajes, pese a los esfuerzos de éstos. No acaba de conmover, en ocasiones hasta se hace tediosa y agobiante, aunque a medida que avanza mejora un poco en este aspecto pero nunca llegué a empatizar del todo. Precisamente por esto el filme me dejó un sabor agridulce, con la sensación de que acababa de ver una buena película que me había gustado pero que me había perdido algo por el camino.

      Por esa misma razón las interpretaciones de Kaneshiro y Zhou Xun se ven también afectadas. Ambos hacen un gran trabajo, se esfuerzan mucho y eso se nota en pantalla, pero cuando están juntos no acaban de conectar del todo, les falta algo, no sé si química, o ser un poco menos fríos, pero su romance no engancha como debería. Sí que agradezco, no obstante, que el filme se tome la molestia de presentarnos su romance como una relación tóxica y no intenta vendernos el hecho de que Kaneshiro, diez años después, sea totalmente incapaz de dejar de estar anclado en el pasado y de dejar de idealizar a una persona que le dejó tirado como a una colilla como algo romántico o normal.

      Además de ellos dos también está Jacky Cheung, quien tiene un papel más reducido que los otros dos actores pero que acaba siendo lo mejor del film, no hay más que comparar los números musicales protagonizados por Kaneshiro y Zhou Xun y los que protagoniza Jacky Cheung, no hay color, no sólo se nota que Jacky Cheung es un artista mucho más experimentado y completo sino que a nivel interpretativo tampoco tiene rival. Lo siento mucho por Kaneshiro y por Zhou Xun pero Jacky Cheung se los merienda a los dos. De Jin-hee Ji no quiero hablar porque aunque tiene una función muy importante y concreta dentro del film acabé hasta el gorro de él.

      Así pues estamos ante una película a tener en cuenta, por atreverse con un tema poco visto en el cine asiático (sin contar India, obviamente), por una calidad técnica excelente, por un buen guión, por algunas grandes escenas como la de la grabadora o el número final y un espléndido Jacky Cheung, pero que no se libra de una sensación de distancia y frialdad que la acaba perjudicando. Una buena película que podría haber sido una gran película, un filme que podría haberme entusiasmado y no lo hizo. Una pena.

      LO MEJOR: Además de los aspectos técnicos y del trabajado guión, Jacky Cheung se lleva la película con su brillante interpretación.
      LO PEOR: No es fácil sumergirse del todo en la historia por el halo distante que desprende la película de principio a fin. Yo no lo conseguí y por esa razón no pude disfrutar plenamente del film en ningún momento, quizá sólo en las escenas de Jacky Cheung.