Películas

Cine & TV >


Terror >


La Premonición (2004)


     FICHA TÉCNICA
Título Original: Yogen
Género: Terror
Dirección: Norio Tsuruta
Reparto: Hiroshi Mikami, Noriko Sakai, Maki Horikita, Mayumi Ono, Hana Inoue, Masao Mukai, Reiko Hiroshige, Takahiro Takano, Rui Tsurumizu, Gaku Adachi, Tarô Suwa, Daisuke Ban, Shûichirô Idemitsu, Kazuhiro Yamaji, Yûto Mizoguchi, Satoru Jitsunashi, Naoki Uraguchi, Hiroshi Takahashi, Mariko Arai, Miho Fujima, Tokuji Kobayashi, Masane Tsukayama, Kei Yamamoto, Kazuko Yoshiyuki
Guión: Norio Tsuruta, Noboru Takagi, basada en el manga Kyôfu Shinbun de Jirô Tsunoda
Fotografía: Naoki Kayano
Música: Kenji Kawai
Nacionalidad: Japón
Año de estreno: 2004
Duración: 95 min

Valoración:

     ARGUMENTO

      De vuelta de una salida familiar junto a su esposa Ayaka y su hija de cinco años Nana, Hideki pide a su mujer que de la vuelta y pare en una cabina de teléfonos con clavija para poder enviar un importante correo electrónico a su trabajo. Mientras espera a que el mail termine de enviarse, Hideki encuentra un periódico en el que está escrita la noticia de un accidente que acaba con la vida de una niña de cinco años... Y tanto la foto como el nombre corresponden a su hija Nana. Los datos de la noticia le indican que el accidente se producirá justo en ese momento, como así sucede, sin que Hideki pueda hacer nada por evitarlo.

      Tres años después, ni Hideki ni Ayako han superado la pérdida. Ella se dedica a investigar el origen del periódico maldito, desesperada por creer al marido del que se separó, y él, martirizado por la culpa, ve con horror como las premoniciones han vuelto a empezar...


     TRAILER


     VALORACIÓN

      La Premonición, o Yogen en su título original, es una película de terror japonesa que se basa en un manga de 1973 de Jirô Tsunoda titulado Kyôfu Shinbun (El Periódico de la Muerte), manga que por cierto tuvo su propia adaptacion a película unos años más tarde, en 2011. Como en el susodicho manga, en la película de Yogen tenemos a un protagonista que ve noticias de accidentes en los periódicos antes de que estos incidentes sucedan.

      Aunque el filme no acaba de explicar del todo el origen de estos periódicos, el porqué algunas personas son capaces de verlos ni la razón por la que algunas veces les llegan estos periódicos y otras veces ellos mismos tienen sus propias visiones que plasman en papel o donde pueden, sí que indica que utiliza el registro akásico como base para contar la historia. El registro akásico es como un disco duro o nube virtual del universo en el que se guardan todos los datos de lo acontecido desde el origen de los tiempos y todo lo que está por pasar. Pero no es un sistema perfecto y a veces parte de esa información se puede escapar, y eso es lo que les sucede a los personajes de esta pelicula, que reciben estos datos extraviados como anomalía pero sin poder hacer nada con ellos.

      Yogen vendría a ser una mezcla de The Ring, por la maldición misteriosa, y Destino Final, por eso de que las muertes de las que advierte el periódico son inevitables y tratar de evitarlas puede acarrear consecuencias terribles. Es una película de terror, eso sí, que a contrario que otras le da más importancia a la historia que no a los sustos, que son poquitos aunque efectivos (a mí el de la cinta de vídeo me hizo saltar). Tiene un inicio muy potente, con el accidente que se cobra la vida de la niña, que aunque te lo veas venir es bastante impresionante, y a partir de ahí baja un poco el ritmo y se va tomando su tiempo en contártelo todo.

      De algún modo, se podría decir que el tema de las premoniciones es únicamente la excusa para explorar las consecuencias de una experiencia tan terrible para un matrimonio joven como es el de Hideki y Ayaka. Tres años después de la muerte de su hija, que tan solo contaba cinco años, la pareja se ha separado al no ser capaz su relación de sobrevivir la tragedia. Ayaka, que creyó que su marido se había vuelto loco cuando empezó a hablar de un periódico que le avisó de la muerte de la niña, dedica su tiempo a investigar el tema, no solo para creer a Hideki, sino para poder entender ella misma cómo es posible que pasara algo así en primer lugar. Entenderlo, de alguna manera, es el primer paso para empezar a superarlo y seguir adelante. Hideki, por su parte, vive su vida como una sombra del que una vez fue, sintiéndose culpable no solo por no haber hecho nada para evitar el accidente cuando este sucedió, sino porque antes de que ocurriera era un hombre tan obsesionado con el trabajo que apenas prestaba atención a su familia. Y, como todos sabemos, la vida te puede cambiar de un plumazo, así que estos remordimientos, esta conciencia de que podías haber hecho más cuando todavía podías, ya te persigue para siempre. Por ello, cuando las premoniciones se vuelven a suceder, ambos se reúnen y vuelven a encontrar un nexo en común: investigar el origen de la aparición de ese periódico, y quién sabe, quizá encontrar una manera de cambiar el curso de la historia.

      Yogen es malrollera y tiene algunos sustos muy efectivos, apartados en el tiempo para que no te los veas venir, pero, realmente, no es una película que de miedo ni tampoco tiene una atmósfera especialmente inquietante como otras películas asiáticas de terror. Para los que busquen algo que dé realmente miedo imagino que Yogen sabe a poco, pero sí que es una muy buena opción para los que busquen una película de terror que ofrezca una historia sólida, bien hilada y que no recurra a los sustos fáciles y a la música machacona como único recurso. Tiene una longitud ideal de noventa minutos, no es tan lenta y desquiciante como otras cintas japonesas y el final vale la pena. Un buen visionado sin lugar a dudas.

      LO MEJOR: Es una película bastante decente con una buena historia y algunos de los sustos son muy efectivos.
      LO PEOR: Para ser una cinta de terror, le falta ese puntito de dar miedo de verdad. Es más drama y suspense con algún toque de terror, realmente.