Himegoto Asobi

Manga & Anime >


BL >


Hide and Seek

      Hide and Seek de la autora Yaya Sakuragi es un spin-off de su anterior manga Yume Musubi, Koi Musubi (Bond of Dreams, Bond of Love) y a su vez el tercer manga ubicado en el universo iniciado por Koi Cha no Osahou (Tea for Two). En esta ocasión el protagonismo recae sobre Tanihara, el amigo de Ryomei en Yume Musubi, a quien ahora le llega el turno de vivir su particular e inesperada historia de amor.

     INFORMACIÓN BÁSICA

Título Original: Himegoto Asobi
Autora: Yaya Sakuragi
Revista: Asuka Ciel
Editorial: Kadokawa Shoten
Géneros: Romance
Año/s: 2011-2014
Tomos: 3
¿Publicado/publicándose en España?: No
Publicado en: Estados Unidos, Francia, Alemania


Valoración: 9/10

     ARGUMENTO

     Shuji Tanihara es un hombre divorciado dueño de una tienda de chucherías a la que un día entra un tipo de lo más curioso con aspecto de mafioso para comprar juguetes. Poco después la hija de Tanihara se pone enferma y este la lleva a la consulta de su barrio, pero para su sorpresa no le atiende su pediatra de siempre, sino el hombre que parecía un yakuza, quien resulta ser el nieto de su médico habitual que le está sustituyendo mientras su abuelo está en el hospital. Shuji termina haciendo buenas migas con el pediatra, de nombre Takafumi Saji, quien bajo ese aspecto un poco amenazador resulta ser un hombre bastante adorable.
     Cuando Takafumi le confiesa que es gay y que Tanihara es totalmente su tipo, a este le intriga tanto que decide probar a acostarse con él. El sexo con Takafumi es fabuloso, así que Tanihara decide que le apetece mantener una relación de amigos con derecho a roce con él, aunque no tardará en sospechar que Takafumi quiere algo más que eso y, lo que es peor, que es muy posible que él también lo quiera.


     EDICIÓN EEUU

     Después de editar Bond of Dreams, Bond of Love la editorial Viz bajo su sello SuBLime dedicado al BL publicó Himegoto Asobi con el título Hide and Seek en una edición idéntica al primero, tanto en versión papel como digital. Es la edición estándard de la editorial: tamaño B6 sin sobrecubiertas, con sentido de lectura oriental, onomatopyeas traducidas y un papel grueso que transparenta muy poco. De nuevo incluye una ilustración a todo color al principio de cada tomo, y la portada tiene el mismo diseño que todas las primeras ediciones de SuBLime, con una banda horizontal de color y encima el titulo en fuente blanca y plana. La contraportada tiene la misma imagen que la portada solo que más grande.

     Las portadas son las que siguen:


     PERSONAJES

Shuji Tanihara

Es el dueño de una tienda de chucherías que le costó un gran esfuerzo comprar y que es su mayor orgullo. Está divorciado, vive con su hija Chii, y tiende a aburrirse mucho. Cuando conoce a Saji a Tanihara le atrae mucho el que siempre le esté sorprendiendo con sus salidas inesperadas. Por eso decide probar a acostarse con él, pese a no haber estado nunca antes con ningún hombre, y le gusta mucho más de lo que esperaba.


Takafumi Saji

Es un pediatra que está sustituyendo a su abuelo en la consulta del barrio de Tanihara. Tiene un aspecto bastante atemorizador y por eso no gusta a los niños al principio, así que le compra juguetes a Tanihara para regalárselos a sus pequeños pacientes. Se siente atraido por Shuji de inmediato porque es exactamente su tipo, y aunque él quiere algo más, acepta una relación sin ataduras ya que sus anteriores relaciones acabaron mal porque él iba demasiado en serio.


Chisuzu Tanihara

La hija de Tanihara es una niña muy madura que tuvo que crecer más rápido de lo normal porque a Shuji no se le da bien hablar con niños. Aunque no es su padre biológico, cuando Shuji y su madre se divorciaron ella escogió quedarse con él, pero echa mucho de menos a su madre a la que ve poco por culpa del trabajo de ella. Ayuda en las tareas de casa y en la tienda y aunque al principio le tenía un poco de miedo, luego enseguida le cogió mucho cariño al doctor Saji.


Yukihisa Sudo

Es el ex-novio de Takafumi, salieron juntos cuando iban a la universidad y aunque lo suyo no funcionó siguen siendo amigos. Yuki también es médico pero es basante irresponsable e inmaduro, no piensa las cosas antes de hacerlas y siempre termina metiéndose en líos y pidiéndole ayuda a Takafumi, que no sabe cómo decirle que no. Normalmente sale con hombres por dinero, y no le duran porque eso de ser fiel no se le acaba de dar bien.


Ryomei Kousaka

Un sacerdote sintoísta que trabaja en el templo familiar, amigo de Tanihara desde que fueron juntos al instituto. Es bastante rígido en lo que respecta a las relaciones y cree que no está bien que Tanihara no se tome en serio nada, así que no le hace mucha gracia saber que su amigo está tonteando con un hombre solo para divertirse. Se ofusca muy fácilmente y por eso a Tanihara le encanta tomarle el pelo. Su pareja actual es un chico.


Eri

La ex-mujer de Shuji y madre de Chii. Ella y Shuji se casaron muy jóvenes, y no funcionó porque lo que les atrajo el uno del otro al principio, tener personalidades muy parecidas, terminó por hacerse un obstáculo insalvable. Los últimos años se ha dedicado a trabajar sin parar y ahora por fin está en un punto en su vida en el que puede volver a hacerse cargo de Chii. Tiene novio, el dueño del club en el que trabaja, que tiene muchas ganas de conocer a Chii.


     VALORACIÓN

     Después de saber que tras terminar Yume Musubi, Koi Musubi la mangaka Yaya Sakuragi iba a estrenar un spin-off con Tanihara de protagonista se me subió el hype por las nubes, porque precisamente Tanihara era de los mejores personajes del mencionado manga y verle de protagonista apetecía mucho. Además, lo bueno de Himegoto Asobi es que por primera vez la autora se anima a dibujar un romance entre dos adultos que rozan la treintena, y esa es una de las cosas que hacen que este sea el mejor trabajo de esta mujer.

     Cuando conocimos a Tanihara en la anterior obra de la mangaka, apenas atisbamos un poco de su personalidad: no se toma nada demasiado en serio, le encanta meterse con su amigo Ryomei porque sabe exactamente qué decir para hacerle rabiar, no tiene demasiado instinto paternal, todas sus relaciones anteriores han fracasado y tiende a aburrirse con mucha facilidad. El Tanihara que conocemos aquí es la misma persona, por supuesto, pero como ahora él es el protagonista, podemos adentrarnos todavía más en su personalidad y empezar a conocerlo, como le sucede a Takafumi. Desde el primer momento en el que estos dos hombres interactúan que ves la chispa que existe entre ellos: su atracción y tensión sexual es absolutamente palpable a cada instante, y enseguida ves que encajan.

     A Tanihara le gusta Takafumi porque al contrario que la mayoría de gente con la que se relaciona, es incapaz de predecir sus reacciones. Empezando porque debajo de ese aspecto de mafioso se esconde un hombre dulce y cariñoso, siguiendo por su sinceridad al confesarle a la primera de cambio que es gay y que se siente atraído por él, Shuji se siente tan fascinado que por eso decide pasar la noche con el doctor. Además, como Tanihara nunca ha estado con hombres antes, cree que será una buena oportunidad para probar cosas nuevas, pasar un rato placentero, y darse los dos un alegrón. Por supuesto, la experiencia resulta de lo más satisfactoria para ambos, así que repiten algunas veces más... Y aunque Tanihara le deja claro desde el principio que él lo único que quiere es una relación física, pronto será evidente que los sentimientos han empezado a surgir entre los dos.

     Lo maravilloso de este manga es ver cómo lidian los dos hombres con sus propias inseguridades y su deseo de que la relación sea algo más que únicamente sexo; Tanihara viene de un matrimonio fracasado, nunca ha creído especialmente en eso de estar loco por alguien y cree que enamorarse no es más que una complicación. Y además, ¿enamorarse de un hombre? Por supuesto acaba enamorado hasta las trancas, y en cuanto se da cuenta de lo mucho que quiere a Takafumi, también será consciente de que no quiere hacerle daño, y de que si alarga mucho la situción será inevitable que tarde o temprano lo haga. Takafumi, por su parte, está bastante escarmentado por sus anteriores relaciones amorosas, porque él siempre va mucho más en serio que su pareja y por eso acaba agobiándolos. Sabiendo que es probable que eso le pase también con Tanihara, hace todo lo posible por reprimirse, por aceptar la relación sin ataduras que quiere Tanihara, porque al menos así puede estar con él... Pero también es una putada, claro, porque la vez que más intenta no ir en serio es la vez que más se enamora.

     Aunque es un manga corto, de tan solo tres tomos, el desarrollo de la relación entre los dos es increíble. En todo momento puedes ver lo que sienten, al principio, cuando mantienen una distancia, más tarde, cuando intentan controlar sus sentimientos, y después de eso, cuando empiezan a abrirse el uno hacia al otro, con la ilusión del amor reciente pero todavía con el miedo de que en cualquier momento el otro se cansará y se marchará... Esa evolución que se va dando se nota especialmente en Takafumi, en cómo va cambiando su manera de vestir y peinarse a medida que va cogiendo más confianza en su relación con Tanihara. Además, los dos tienen personalidades muy definidas, por lo que se hacen muy cercanos al lector y su historia engancha muy rápidamente.

     Yaya Sakuragi es una autora que sabe trabajar bien con los clichés del género y en ocasiones, como aquí sucede, se aleja totalmente de ellos. Es realmente refrescante leer un BL en el que los personajes no tienen problemas en admitir su orientación, que disfrutan de una manera sana del sexo (y este manga tiene las mejores escenas de cama que ha dibujado Sakuragi con diferencia, el dibujo en general es para babear) y en el que el mayor problema que tiene el interés romántico del protagonista es ser demasiado cariñoso. Como es habitual también en la autora, más allá de la relación romántica se tratan otros temas como el futuro profesional de Takafumi una vez se reincorpore su abuelo a la clínica, o la relación de ambos con la pequeña Chii, que es un personaje adorable.

     Himegoto Asobi es la obra más madura de Sakuragi, que se ha superado a sí misma a todos los niveles. Soy fan de ella desde hace muchos años, todos sus trabajos me han gustado, pero este manga es tan y tan bueno que casi parece mentira que exista. Definitivamente estaría en mi top 10 de mejores BL, y probablemente en mi top 3. La única queja que tengo es que es demasiado corto, porque esta mujer crea unos personajes que se hacen tanto de querer que apetece seguir con ellos un poco más. Ojalá algún día decida hacer algún manga verdaderamente largo porque es una lástima que publique tan poquita cosa siendo una mangaka tan fantástica.

     LA AUTORA

     Yaya Sakuragi nació un 6 de julio y su tipo de sangre es A. No se saben muchos más detalles personales de ella.

     Su debut fue en 1998 con la historia corta Ouji-sama no Renai Jijou, dentro de la editorial Shoubunkan. Koi Cha no Osahou fue su primer manga largo, alcanzando los cuatro tomos, y su primera serialización en la revista Asuka Ciel de la editorial Kadokawa, editorial con la que colabora habitualmente (también trabaja con otras editoriales como Tokuma Shoten o Libre) y que eventualmente reeditó sus tomos únicos más antiguos, Plus 20 cm no Kyori y Calorie. Yume Musubi, Koi Musubi, su siguiente serie larga, es un spin-off de Koi Cha mientras que Himegoto Asobi es a su vez un spin-off de Yume.

     Además de dibujando manga la autora trabaja frecuentemente ilustrando light novels.

     Su página web personal es esta y su twitter este.