Yume Musubi, Koi Musubi

Manga & Anime >


BL >


Bond of Dreams, Bond of Love

      Yume Musubi, Koi Musubi, conocido también por su nombre anglosajón Bond of Dreams, Bond of Love, es un manga BL de la popular Yaya Sakuragi que está ubicado en el mismo universo que su primer manga largo, Koi Cha no Osahou (Tea for Two) y que a su vez cuenta con un spin-off, Himegoto Asobi.

     INFORMACIÓN BÁSICA

Título Original: Yume Musubi, Koi Musubi
Autora: Yaya Sakuragi
Revista: Asuka Ciel
Editorial: Kadokawa Shoten
Géneros: Romance
Año/s: 2008-2011
Tomos: 4
¿Publicado/publicándose en España?: No
Publicado en: Estados Unidos, Francia


Valoración: 7'5/10

     ARGUMENTO

     Ao es un adolescente de diecisete años que de un tiempo a esta parte ha empezado a tener sueños húmedos con Ryomei, el sacerdote del templo de su barrio al que conoce desde que Ao era un crío. Lo cierto es que, pese a la relación tan cercana que mantienen, Ao nunca había pensado en Ryomei de ese modo, pero llega a la conclusión de que si en el sueño se lo pasa tan bien, ¡en la vida real tiene que ser mucho mejor! Así que ni corto ni perezoso decide proponerle a Ryomei practicar el sexo, para horror de este que por supuesto le dice que no. El problema es que Ao no está dispuesto a rendirse a la primera de cambio y que Ryomei también empieza a ver al chico de otra manera...


     EDICIÓN EEUU

     SuBLime, sello de la editorial Viz, editó Yume Musubi, Koi Musubi con el título Bond of Dreams, Bond of Love en Estados Unidos, tanto en versión papel como en digital. Se trata de una edición tamaño B6 sin sobrecubiertas, sentido de lectura original, onomatopeyas traducidas, con papel grueso y grisáceo. Incluye una ilustración a color al principio de cada tomo.

     Durante sus primeros años todas las ediciones de SuBLime han tenido el mismo diseño de cubierta: una banda horizontal de color y encima el título en blanco y con el mismo tipo de letra; la contraportada es la misma ilustración de la portada. Estéticamente no luce nada, pero de esta manera la editorial ahorró en gastos que pudo dedicar a licenciar otros mangas.

     Las cuatro portadas son las siguientes:



     La mayor pena de esta edición es que se pierdan las contraportadas de la versión japonesa que son una cucada, os las dejo aquí para que las veáis:






     PERSONAJES

Ao Sawanoi

Un chico de diecisiete años extrovertido y que siempre dice lo que piensa. Cuando era pequeño y su padre se marchó de casa se fue a vivir con su abuela, y le costó mucho adaptarse hasta que conoció a Ryomei y se hicieron amigos. Hasta que empieza a soñar con Ryomei nunca se había planteado que le gustaran los chicos, pero enseguida decide que quiere probar a ver si sabe tan bien como en sus fantasías.


Ryomei Kousaka

Un sacerdote sintoísta que trabaja en el templo familiar. Cuando todavía iba al instituto conoció a Ao y desde entonces ha cuidado de él; para Ryomei es toda una sorpresa, y no precisamente agradable, descubrir la clase de pensamientos que alberga ahora Ao. Es bastante rígido en lo que respecta al amor y al sexo y todo el mundo piensa que tiene debilidad por las enfermeras. Además de en el templo también trabaja en la pastelería de la familia.


Shunpei Oyama

Es el mejor amigo de Ao, practican karate juntos desde que eran pequeños y también son compañeros de clase. Ao le confiesa a Shunpei lo que siente por Ryomei y Shunpei, preocupado de que no sea más que un capricho, le aconseja que se olvide de ello, aunque después le apoya porque ve que es lo que va a hacer feliz a su amigo. Desde hace unos años está enamorado de un chico mayor que no le corresponde.


Shuji Tanihara

El mejor amigo de Ryomei, fueron juntos al instituto y han sido amigos desde entonces. Está divorciado, vive con su hija pequeña, y es el dueño de una tienda de chucherías. Shuji tiende a aburrirse mucho por lo que cualquier distracción es bienvenida, así que una vez se entera de lo que está pasando con Ao y Ryomei se divierte tanto que no duda en meterse en medio porque le encanta tomarle el pelo a Ryomei.


Aka Sawanoi

El hermano gemelo de Ao, él vive con su madre, quien por dificultades económicas no pudo hacerse cargo de sus dos hijos y por eso Ao se tuvo que ir a vivir con su abuela. Aka y Ao no se llevan muy bien y tienen personalidades más bien distintas, por lo que no hablan mucho. A Aka no le gusta que su hermano se haya enamorado de un hombre, pero él tambien entiende eso de no poder controlar de quién te enamoras cuando conoce a una chica muy especial.


Teruko

Es la abuela de Ao y Aka, con la que vive el primero, madre del padre de los chicos. Aceptó hacerse cargo de Ao cuando su padre los abandonó y su nuera no podía cuidar a los dos. Al principio estaba muy preocupada porque Ao no sonreía nunca, pero luego empezó a adaptarse a su nuevo hogar y ella pudo respirar más tranquila. Es la dueña de un pub que frecuentan Ryomei y Shuji y en el que Ao trabaja a menudo.


Chisuzu Tanihara

Es la hija de Shuji, vive con su padre porque su madre tiene un trabajo muy absorbente. Es una niña precoz y muy adulta para su edad, seguramente porque fuera del colegio prácticamente solo se relaciona con adultos, se encarga de muchas de las tareas de casa y también ayuda en el negocio familiar, casi se podría decir que ella cuida de Shuji más que al revés. Todo el mundo la llama Chii y cuando sea mayor quiere ser enfermera.


Emi

Es la hermana mayor de Ryomei, con el que se lleva diez años. También es una sacerdotisa titulada y de vez en cuando echa una mano en el templo, aunque principalmente se dedica a llevar la pastelería adjunta al templo junto a su marido. Tiene una hija, Hako, que ayuda en el negocio, y piensa que ya vendría siendo hora de que su hermano Ryomei hiciera el pensamiento de casarse. Hace unos años adoptó a un perro abandonado, Genzo, al que Ao encontró.


Hako

La sobrina de Ryomei, de más o menos la misma edad de Ao; se conocen desde que eran pequeños y se quieren como hermanos. Es una chica dulce y un poco tímida que además de estudiar trabaja en la pastelería familiar como dependienta. Le parece adorable que Ryomei haga pasteles pensando en los gustos de Ao y algún día espera conocer a un chico que la tenga tan en consideración como hace Ryomei con Ao.


     CONEXIÓN CON KOI CHA NO OSAHOU Y HIMEGOTO ASOBI

     Yume Musubi, Koi Musubi está ubicada dentro del mismo universo que Koi cha no Osahou, podría decirse que es una especie de spin-off ya que tiene a un personaje en común, Shunpei, que aquí está bastante más crecidito de lo que estaba en el anterior trabajo. Aunque en ningún momento se mencionan nombres, sí que Shunpei admite que todavía está enamorado de Tokumaru y que no pierde la esperanza de poder estar con él algún día.

     Por otro lado, el siguiente trabajo de la autora, Himegoto Asobi (Hide and Seek en Estados Unidos) sí que es un spin-off en toda regla ya que está protagonizado por Shuji, quien conoce a un médico muy interesante del que termina por enamorarse. Ryomei hace acto de aparición un par de veces.

Shunpei en Koi Cha no Osahou
Shuji y su interés amoroso en Himegoto Asobi

     VALORACIÓN

     En Yume Musubi, Koi Musubi la mangaka Yaya Sakuragi explora algunos terrenos ya conocidos dentro de su obra como por ejemplo el de contarnos el romance entre una pareja con una diferencia de edad considerable que se conocen desde hace años, algo que ya hizo con la relación profesor y alumno que podimos leer en Nee, Sensei?. Como en aquella, el que era un niño cuando se conocieron ahora que es un adolescente ha empezado a sentir algo totalmente diferente por su amigo, y es el adulto el que debe encontrar el sentido a esa nueva relación entre ellos y decidir qué quiere hacer.

     También, por eso, la autora prueba algunas cosas nuevas, y de entre ellas lo más llamativo sin duda es el diseño del uke, mucho más aniñado de lo que nos tiene acostumbrados la mangaka, aunque, eso sí, de personalidad sigue siendo tan bruto y directo como suelen ser sus ukes; aquí no tenemos a un chico tímido y virginal que se sonroja de pies a cabeza y no sabe cómo actuar cuando recibe las atenciones del seme, no, Ao ya ha tenido experiencia con chicas, tiene muy claro lo que quiere, y lo que quiere es seducir a Ryomei para comprobar si hacerlo con él será tan genial como lo es en sus sueños subidos de tono. Ao no tiene problema en expresar en todo momento lo que quiere o siente, y es Ryomei el que acaba con la mandíbula en el suelo más de una vez por su atrevimiento.

     Otro aspecto novedoso de esta obra es que, a diferencia de la mayoría de sus trabajos, la pareja no se junta al principio sino que es más un slow burn. Por supuesto van haciendo algunas cosas en los primeros capítulos, y los sueños son un buen recurso para ver escenas picantes mientras se terminan por decidir, pero en vez de desarrollar lo que es en sí su relación amorosa, Sakuragi nos muestra el camino hasta llegar a ser pareja, si es que Ao finalmente consigue lo que quiere. Como es también habitual en esta autora, la historia no es una mera excusa para las escenas de cama sino que hay un muy buen desarrollo de la trama y de los cambios que se van produciendo tanto en Ao como en Ryomei. Las tribulaciones de los dos son lo más interesante de este manga. Por un lado tenemos a Ryomei, un hombre más bien cerrado que tiene unas ideas muy preconcebidas sobre lo que tiene que ser su vida. De este modo, cuando Ao aparece y de repente le suelta que quiere tener sexo con él, todo su mundo se vuelve del revés. ¿Cómo es posible, si hasta hace nada Ao no era más que un niño adorable y algo travieso? ¿Cuándo ha podido suceder algo así? Y, además, independientemente de eso, Ryomei ni siquiera se puede imaginar el acostarse con un chico... Pero eso es solo al principio, claro, porque es un BL y sabemos que tarde o temprano cambiará de opinión, y ver su proceso de aceptación es divertidísimo. Al final, Ryomei tendrá que aceptar que Ao ya no es el niño que conocía, que ahora ha crecido, es casi un adulto, que es muy posible que sí se sienta atraído por él, y que desde hace mucho tiempo su vida gira entorno a Ao mucho más de lo que a él le gustaría asumir.

     Por otro lado tenemos a Ao, que también pasa por una evolución destacable: en un principio no es más que un adolescente hormonado que ha tenido un sueño erótico tan intenso que está convencido de que en la vida real será todavía mejor, y por eso no se para a pensar en cómo reaccionará Ryomei, se lo suelta y punto. Total, él y Ryomei ya se quieren, como amigos, sí, pero en el fondo solo es dar un paso más en su relación. Por eso cuando Ryomei inicialmente le rechaza Ao se queda anonadado, pero más adelante empieza a comprender que no es algo tan fácil y que es probable que Ryomei jamás le vea como un posible interés amoroso sino que, en su cabeza, Ao sigue siendo aquel niño solitario y necesitado de una familia al que conoció hace diez años. Cambiar el chip de un día para el otro está claro que no es algo sencillo. Aunque para el final de la historia sigue siendo ese adolescente, con todo lo que ello significa, también es verdad que, llevado por una serie de circunstancias familiares que podrían alejarlo de Ryomei para siempre, Ao toma una serie de decisiones bastante maduras que le hacen crecer como persona y que muy probablemente tambien ayuden a que Ryomei comience a verlo como algo más parecido a un adulto.

     Sakuragi también suele crear a personajes secundarios interesantes y este manga no es una excepción. Los más destacables serían Shuji y Shunpei aunque ninguno de los dos tiene historia propia más allá de la de ayudar a la parejita a su manera, lo cual es una pena porque ambos hubieran dado mucho de sí. Con Tanihara no pasa nada porque luego tiene manga propio que es una delicia, pero Shunpei sí que da más pena porque después de verlo en dos títulos, apetece mucho verle protagonizar su propia historia de amor. Tal vez en un futuro.

     También destacable es, cómo no, el dibujo de la autora, que ha ido evolucionando con los años y aquí ya desde el principio está en su estilo óptimo. Es un dibujo adorable, con personajes extremadamente expresivos, y que entra por la vista nada más que mirando sus preciosas portadas. El único defecto que tiene esta mujer es que dibuja las manos excesivamente grandes, pero se le perdona porque no molestan demasiado.

     Yume Musubi, Koi Musubi es otro gran trabajo de Yaya Sakuragi, una autora de la que quizá no se habla tanto como de otras, pero que ha demostrado año tras año que sus trabajos siempre cumplen. Es una de las autoras que me introdujo en el mundillo del BL y por eso siempre le tendré cariño, pero más allá de la nostalgia, sus historias siempre tienen ese plus de tener su propia identidad, sus personajes siempre son carismáticos, y sus mangas, especialmente los largos, no decepcionan. Me canso de decirlo pero si os gusta el BL y no la conocéis, no dejéis de leer alguna obra suya porque vale muchísimo la pena. De los tres títulos ubicados en el mismo universo este posiblemente sea el más flojo, pero eso es solo porque los otros dos son increíbles; Yume Musubi, Koi Musubi sigue siendo un manga realmente estupendo.

     LA AUTORA

     Yaya Sakuragi nació un 6 de julio y su tipo de sangre es A. No se saben muchos más detalles personales de ella.

     Su debut fue en 1998 con la historia corta Ouji-sama no Renai Jijou, dentro de la editorial Shoubunkan. Koi Cha no Osahou fue su primer manga largo, alcanzando los cuatro tomos, y su primera serialización en la revista Asuka Ciel de la editorial Kadokawa, editorial con la que colabora habitualmente (también trabaja con otras editoriales como Tokuma Shoten o Libre) y que eventualmente reeditó sus tomos únicos más antiguos, Plus 20 cm no Kyori y Calorie. Yume Musubi, Koi Musubi, su siguiente serie larga, es un spin-off de Koi Cha mientras que su siguiente trabajo, Himegoto Asobi, es a su vez un spin-off de Yume.

     Además de dibujando manga la autora trabaja frecuentemente ilustrando light novels.

     Su página web personal es esta y su twitter este.