FANFIC DESTINY OF COLORS

En estos momentos me muevo por la carretera, Tokio es una ciudad que crece demasiado. Me pregunto cómo se moverán los sentimientos de las personas y luego concluyo pensando en ti, acaso es mi destino, acaso ya nada tiene sentido, ni todo el amor que siento, lo que me ha dado esperanza. Con o sin designios lo llenas todo, el vacío se aleja y mi alma te llama, te grita que me quieras, tan solo que me quieras, lo merezco, siempre lo merezco todo... pero tarde... alguien ocupa tus pensamientos, alguien vive en tus ojos, revive tus risas y te toma... ... !No!... !No!... quédate conmigo... quédate pequeño para salvar mi corazón... dame un poco de ese brillo que posee él... no... ya se que es imposible... ...

Capítulo 1: Black

"Solo al ver la luz de tu ser, comprendo que existe la oscuridad"

Hyde


Japón... un gran mercado musical, muchas veces resulta agotador exigirse lo mejor... pero siempre existe una recompensa. Esa noche al volver a casa no podía evitar pensar, conducir en soledad siempre lo hace pensar, recordar un concierto hace ya años en el cual tocaron bandas tan singulares, como Malice Mizer o L'Arc~en~Ciel. Sí, quería hundirse nuevamente en ese momento mágico, recordar el momento más dulce de su vida.

"La gente clamaba de emoción, ¡Malice, Malice!, muy pronto saldría a escena la gran banda, oscura, pero llena de matices vivaces era esperada por sus fieles seguidores. Sobre todo esperaban ansiosos deleitarse con la voz de su joven vocalista"

-¡Gackt! ¡¿dónde diablos crees que vas?!, no puedes irte estamos a punto de salir al escenario.

-Lo siento queridos tengo cosas que hacer, no puedo dejar pasar una oportunidad así.

-Pero Gackt, ¿que haremos, no escuchas a la gente?, ¡vuelve!.

Las peticiones de la banda fueron en vano, aún entre los gritos del publico que esperaba impaciente a su banda, Gackt se alejó corriendo por entre los pasillos del back stage... aquella multitud que coreaba una y otra vez "Malice Mizer", sólo hacía aumentar su emoción.

-Podré hablar con él, podré verle de cerca al fin -pensó. -Será tan guapo como en televisión, muero de curiosidad, que suerte que Hyde-sama esté hoy tan cerca.

Corría rápidamente, pero al llegar al último pasillo y ver esa puerta marcada "Laruku", sintió un nudo en su garganta y decidió avanzar con cautela. Al tocar la puerta sutilmente noto que estaba abierta, pero no entró, algo ocurría en el interior de la habitación.

-¡Ya no puedo más. Eres un niño malcriado Hyde!, a veces siento que te odio, a veces creo que sólo sabes mentir. Esta vez ha sido demasiado, sabes que me dañas, me dañas y lo disfrutas, eres un...

Sakura golpeó con violencia una mesa que se hallaba junto a ellos.

-Pero aún así... te amo...

Gackt pudo distinguir a dos personas en el interior, el espacio por el cual podía observar era muy pequeño, pero aún así estaba seguro, eran ellos, Hyde y Sakura, dos integrantes de L'Arc~en~Ciel. De pronto pensó que era impropio escuchar una conversación privada, mas la curiosidad del momento le obligó a permanecer inmóvil.

-Dime algo, habla. ¿Acaso no tengo derecho a saberlo?, dime, qué hay entre tú y Tetsuya.

-Ya basta Sakura, pareces una niña, sabes bien que es sólo un juego.

Hyde miró a Sakura directo a los ojos y sonrió ligeramente, gesto que pareció enfurecer a Sakura.

-¡Que importa al fin y al cabo, soy yo el que te tengo, eres mío!, por más que corras hacia él en los conciertos y lo busques, ¡aún así me perteneces!.

Sus ojos estallaron en lágrimas y se alejó de Hyde. Caminó hacia la puerta con decisión. El corazón de Gackt se aceleró de pronto, se dirigía hacia él. Solamente retrocedió y se apoyó en la pared contigua. Sakura cruzó la puerta con tal furia que no se detuvo en la presencia de Gackt, quien permaneció quieto y con los ojos cerrados como un niño, la fuerza de Sakura era tal que no se habría cruzado en su camino. De pronto reaccionó, abrió los ojos y pudo ver que Sakura se alejaba en la dirección contraria.

-Pero y Hyde -pensó-.

Gackt retomó sus fuerzas y entró lentamente en la habitación, pudo distinguir a Hyde en el balcón. Afuera, tras la cortina delgada y blanca ondeando al viento, pudo ver el rostro que tanto había pensado, o tal vez soñado. Se acercó aún más, hasta lograr ver con claridad. Lo que vieron sus ojos, le hizo callar, le hizo pensar que estaba de hecho en un sueño. Era Hyde, tan pálido y delgado, parado sobre la baranda del balcón, mirando hacia algo, que parecía ser la luna, pero que junto a él se hacia demasiado pequeña. La expresión de su rostro era extraña, fría, sus ojos vacíos mirando el universo, le daban a esa escena una duración extraña, la duración de un segundo infinito, el segundo de la perfección. Algo extraño invadió el corazón de Gackt, algo que nunca había sentido, la luz de luna que bañaba el cuerpo de Hyde, le hizo creer por un momento que nunca podría tocarlo, que era algo así como un ángel, un ángel que volaría, desde ese pequeño balcón hasta el mismo cielo.
Ese pensamiento trajo otro consigo, sí, parecía un bello ángel, pero no lo era, era un hombre parado sobre la baranda de un balcón muy alto y peligroso.

-¡Dios, va a saltar!

Los pensamientos de Gackt se hicieron confusos, su primera reacción fue abalanzarse sobre él y salvarlo, pero no podía hacerlo, como explicar su poco delicada intromisión, el terror se apoderó de Gackt, quien retrocedió asustado. En su intento de retroceder golpeó la mesa y dejó caer un vaso que se hallaba sobre ella.

Hyde escuchó el sonido, descendió de un salto de la baranda y apareció de pronto.

-Mmmm... ¿qué pasa?...

Sus ojos eran totalmente diferentes. Ya no eran fríos o vacíos, ahora parecían los ojos de un pequeño niño. Este hecho sorprendía a Gackt, quien haciendo uso de su inteligencia y su encantadora personalidad salió sin problemas de la situación.

-Qué tal señor Takarai, es un placer. Disculpe mi imprudencia, pero la puerta estaba abierta, y yo pensé que no habría problema si entraba y...

-No hay problema, y no tienes que llamarme señor Takarai, la verdad prefiero que me llamen Hyde, tú puedes hacerlo, si me dejas llamarte Gackt.

Hyde sonrió tiernamente.

-Claro que puedes, Hyde. Es un verdadero placer conocerte, tú eres un gran músico y bueno, debo confesar que te admiro. Ese es el motivo de mi visita imprudente.

-¿De verdad?, pensé que los vampiros de Malize no se interesaban en mi música, jajaja...

El extraño vestuario de Gackt hacía reír a Hyde. Mientras Gackt se sentía confundido.

-¿En verdad es éste el mismo hombre? -pensó-.

-Me alegra mucho conocerte Gackt, en realidad yo también quería felicitarte, tu voz es tan bonita, tan profunda, me sorprende. A propósito, no tenían ustedes que tocar a continuación.

Las ideas de Gackt dieron un giro, claro que tenían que tocar, pero con la confusión del momento ya casi lo había olvidado.

-Es cierto, debo irme, ha sido un verdadero placer... me gustaría...

Gackt deseó con todo su corazón volver a ver a Hyde, pero antes de que pudiera insinuarlo alguien abrió la puerta. Una figura imponente y silenciosa dirigió una mirada feroz hacia Gackt.

-En seguida Mana-sama... -dijo Gackt con prisa-.

-Hasta pronto Hyde.

Gackt se alejó rápidamente junto a su compañero de banda, la molestia de Mana no le importaba, se sentía lleno de energía. Corrió entre la música y salió radiante hacia el público, Au revoir resonó en el escenario y Gackt cantó, cantó como nunca antes, embriagado de su nuevo y hermoso recuerdo, la luz de la luna sobre el cuerpo de un ángel.

"Ano toki no sugata ga mienaku natte mo
También la figura de otro tiempo se aparece, entre lágrimas
Semete yume no naka dake wa"
al menos sólo en un sueño o aún más

"Anata o dakishime nemuritai...
Quiero dormirme abrazándote
Kono ude de dakishime nemuritai...
quiero dormirme estrechándote entre mis brazos."


**************************?**************************


Al descender de su auto Gackt encendió un cigarrillo y caminó hacia la entrada, casi no podía entender la velocidad del paso del tiempo, ahora incluso Malice Mizer era un recuerdo lejano y la vida de Gackt era muy diferente. Sentía su corazón tranquilo, incluso tenía junto a él a una persona especial, alguien que daría todo por amor, pero algo no le dejaba en paz.

-¿Acaso es éste recuerdo? -pensó-. Ya no debo preocuparme, pronto podré enfrentar mis propios sueños y crear mis propios recuerdos.

Entró en la casa y se recostó con gracia en su cama, miró su propia habitación con curiosidad y luego fijó sus ojos sobre una especie de libro, en realidad era un montón de hojas blancas apiladas.

-Sí -pensó-, mi guión está terminado y no podrá decir que no. Lo he preparado con tal sutileza que no podrá escapar, la tentación será mayor que aquella tonta resistencia a la actuación.

Ya se había entrevistado con Hyde, pero éste se negaba a actuar en su película, incluso se había negado a las peticiones de importantes representantes del mundo del espectáculo. Sin embargo Gackt se sentía seguro, él tenía sus propios métodos. Le había convencido de venir a su casa a leer el guión en conjunto, la noche siguiente, ese era el primer paso.

-Mañana en la noche -pensó-. Mi casa, estará en mi casa. Será tan divertido... ese pensamiento le envolvió, no pudo borrar su sonrisa hasta que se durmió.

**************************?**************************


El día siguiente fue bastante agitado, como siempre en la vida de Gackt el exceso de trabajo le jugaba malas pasadas, muchos compromisos y poco tiempo para cumplirlos.

-Pero Gackt, ¿Por quÉ no te quedarÁs esta tarde?. Es importante que estemos todos, debemos revisar las pautas de nuestra próxima presentación, tú nunca faltas a un compromiso de trabajo, ¿Te ocurre algo?.

You se acercÓ lentamente a Gackt y acarició su rostro suavemente. Él siempre se preocupa de Gackt, quien por supuesto se deja querer. You era mucho más que el guitarrista de Gacktjob, era su ser más cercano y mantenían una especie de relación amorosa, pero que por cosas de carácter, principalmente por el carácter de Gackt, permanecía en una eterna indefinición. Aun así, Gackt disfrutaba del cariño de You, quien le entregaba seguridad y confianza. La mirada de You era dulce, pero a la vez fuerte y llena de misterio.

-No You no te preocupes de más. Yo estoy bien, es solo que tengo otros compromisos. Asuntos de trabajo por mi película, tÚ entiendes, cierto.

La sonrisa de Gackt no era suficiente para tranquilizar a You, él sabía muy bien cuales eran los verdaderos intereses de Gackt, pero se sentía incapaz de enfrentarlo. Así que solamente se alejó. Caminó sumido en sus pensamientos, sumido en su propia tristeza.

-A veces me pregunto si comprende -pensó-, me pregunto si sabe que puede perderme, si entiende que ni el corazón más fuerte puede resistir la indiferencia y la traición por siempre.

Gackt observó a You mientras se alejaba, el sol iluminaba su cabello rubio, una onda tristeza le envolvía, el paso lento de su caminar le habló a Gackt de su sentir. Ni esos ojos dulces, ni su bella sonrisa, todo él, hermoso no era capaz de retener su amor como deseaba.

-¿Por qué?. Me gustaría poder correr y jurarle amor eterno - pensó-... ... pero no puedo.

Gackt sintió el malestar de You. Pero sabía en su interior que era algo pasajero, así que también emprendió su camino. Ahora iba a casa, debía preparar todo para esperar a su invitado.

**************************?**************************


Una vez en casa se dedicó a pensar en todo lo que tenía que hablar con Hyde, en todo lo que podría pasar, también realizó algunos preparativos. Rosas rojas, compró muchas y las colocó por la casa, como esperando, ellas le darían al ambiente un aroma parecido a lo que sentía en su corazón cuando estaba con Hyde. Estaba intranquilo, sentía ansias de la llagada de Hyde. El tiempo corría ahora muy lentamente. De pronto un llamado telefónico rompió su espera.

-Sí, ¿quién habla?.

La voz de Hyde se escucho a través del teléfono, era suave y confusa. El solo contacto con esa voz hizo a Gackt sentir emoción.

-Dime, ¿ya estás cerca?.

-La verdad creo que estoy perdido.

-Qué, perdido, pero cómo es posible, mi casa es muy fácil de encontrar. ¿Dónde estás?. Dime.

- Mmmm... hay un cartel con luces rojas... eeee... Y muchas tiendas de comida... etooo...

-Luces rojas, no, debes estar cerca del centro, eso está en dirección contraria y es peligroso, por qué estás ahí. No bajes de tu auto. Espera, voy por ti.

Gackt salió corriendo, tomó su abrigo negro, sus llaves y subió a su auto en el acto.

-Pobre, cómo es que se ha perdido, es mi culpa, debí haber ido por él a su casa, que poco cortés. Aunque para ser sincero no tenía el menor interés por ver a esa mujer.

La sola idea de encontrarse con Megumi oscurecía la expresión de Gackt.

-Bueno -pensó-, tiene mal gusto. Primero Sakura y luego Megumi, no podía ser perfecto.

En un segundo estaba en el centro, frente a un gran cartel con luces rojas y a las tiendas de comida, pero ¿y Hyde?.

-Dónde está, es seguro que debería estar cerca de aquí.

Bajó de su auto y comenzó a caminar frenéticamente.

-Es inútil, no está, voy a llamarlo.

Marcó el número de Hyde, quien contestó muy tranquilo.

-Hola Gackt, creo que ya estoy cerca, jajaja.

-Cómo puede reír así, yo estoy aquí buscándolo y él...

De pronto Gackt sintió ternura... - Bueno que más da... en qué ayuda quejarse, es mejor ir por él, quiero verle pronto -pensó-. ¿Hyde, dónde estás ahora?.

- Etooo…creo que cerca, me dijiste que era frente a unos edificios altos, creo que estoy por llegar.

- Está bien voy para allá.

Al llegar a su casa Gackt pudo distinguir un auto estacionado en la entrada, junto a aquel hermoso modelo se encontraba alguien aun más hermoso. Era pequeño, delgado y algo ausente, pero muy elegante, eso enloquecía el gusto refinado de Gackt, que descendió rápidamente de su auto, intentando disimular su ansiedad. Sus ojos no podían separarse de él, apoyado sobre su auto y vestido totalmente de negro, ese cigarrillo entre sus labios era definitivamente afortunado. Gackt se acercó lentamente, sus pasos resonaban suavemente en el concreto, se detuvo y luego lo miró, dejando escapar una de aquellas sonrisas.

-Es un verdadero placer Hyde.

-Gracias por invitarme Gackt, lamento la confusión.

-Ya no importa, pasemos.

El interior de la casa era un panorama misterioso para Hyde...

- Gackt... oscuro..., en este lugar no se puede ver nada, ¿Dónde dejo mis zapatos?.

-Déjalos por ahí, eso no importa.

Gackt avanzó con completa naturalidad, parecía muy acostumbrado a la oscuridad, este hecho sorprendió a Hyde, claro, esto no era lo único que sorprendía a Hyde de Gackt. Desde el primer momento en que lo conoció, se sintió intrigado por su extraña personalidad y bueno... también por otros evidentes atributos de Gackt.

-¿Pasa algo Hyde?

-No, sólo pensaba.

-¿Y en qué piensa un hombre como Hyde?.

Las palabras de Gackt eran sutiles, dejaban a Hyde imaginar más de lo que quería.

-Hyde, eres un tonto, deja de pensar en esas cosas -se dijo a sí mismo en silencio-.

-Mmm... si no quieres decirme que piensas no hay problema, toma asiento por favor.

Gackt le ofreció un trago a Hyde, pero este lo rechazó, eso sólo empeoraría su evidente distracción.

-Bueno vamos a trabajar entonces, ¿te parece si tú lees la copia impresa Hyde?

-Claro no hay problema... mmm... ¿o sí lo hay?... mmm... está muy oscuro.

Es tan tierno pensó Gackt, no podía evitar enternecerse con este hombre, sin embargo esa ternura se mezclaba con otro sentimiento... el deseo.

-Bueno Hyde, pondré algo de luz para ti.

Se alejó y encendió unas velas, Hyde pudo notar que tal como pensaba, había un aroma especial, eran rosas rojas colocadas en toda la casa.

-Bonita decoración, me gustan las rosas.

-Gracias.

La lectura comenzó, Hyde se ayudó de un encendedor para poder leer mejor, mientras Gackt trabajaba con el PC. La noche avanzó rápidamente, ambos leían y comentaban de vez en cuando alguna idea para la película. Realmente el más interesado en ello era Gackt, Hyde se sentía aún distante de la idea, pero apoyaba a Gackt, no quería ser descortés.

-Gackt, ¿por qué quieres que yo sea Kei?.

Esa pregunta cortó el enorme silencio. Gackt se volteó y miró a Hyde.

-Porque lo escribí para ti... Es decir, cuando escribí esta historia te imaginé en ella, creo que si rechazas mi oferta nada será igual.

Le habría gustado decir algo más, algo que realmente lo convenciera para actuar, pero no había otro motivo más que ése, la presencia de Hyde en sus sueños. Hyde se sintió nervioso, por qué este chico le decía algo así, cómo podría haber escrito la historia para él, si casi no se conocían. Tal vez era un sentimiento de admiración, pensó en sus fans, que siempre escribían cosas sobre él (una actitud bastante extraña por cierto). Pero eso no tenia sentido, Gackt no haría algo así. De pronto Gackt se acerco a él, muy cerca de su rostro, su mirada era tan profunda, oscura y eso le producía escalofríos. Los ojos fríos y hermosos de Gackt le miraron y luego.

-Hyde no voy a rogarte, ya has leído el guión, o por lo menos parte de él, si crees que es una buena idea y que podemos trabajar bien juntos dime que sí.

La voz de Gackt era resuelta, pero Hyde no podía, últimamente las cosas ya no le interesaban.

-¡No puedo hacerlo!.

Hyde se levantó resuelto, tomó su abrigo y se acercó a la puerta.

-No me presiones más, no puedes obligarme, si he dicho que no... es no.

Su rostro había cambiado, ahora ya no emanaba ternura, Gackt recordó aquella noche, aquella conversación con Sakura, la expresión de Hyde era la misma, la expresión de un niño malcriado.

- Así que... ¿es no?

Esas palabras dejaron atónito a Hyde, que quería decir Gackt, quien rápidamente se levanto y también camino con fuerza hacia la puerta.

-Yo no soy Sakura -pensó-, no me asustas pequeño, no pretendo llorar y salir corriendo.

Todo ocurrió demasiado rápido, la mente de Hyde apenas podía comprender lo que pasaba. Gackt lo empujó, le arrinconó contra la puerta, mirándolo. Lo tomó con tanta fuerza que Hyde se sintió intimidado, Gackt lo observó, siendo presa de un extraño placer. Gackt sabía que lo había asustado, ese era el momento. Acerco su boca a su oído y luego susurró algunas palabras.

-Así que quieres irte. Está bien, no voy a obligarte a nada, te ofrezco una posibilidad encantadora y la rechazas, dime al menos por qué.

Hyde sentía escalofríos, su respiración agitada hacia que Gackt se sintiera más y más emocionado.

-No puedo decírtelo.

Gackt tomó suavemente el rostro de Hyde. Quien le observaba demasiado sorprendido incluso para apartarse.

-Para esto me invitaste a tu casa, para obligarme a actuar en tu película.

-No en realidad.

Gackt se acercó aún más a Hyde y luego, como entregado a algo superior, a una fuerza extraña o a sus más profundos deseos... le besó, besó aquellos labios pequeños. Los ojos de Hyde se abrieron, no comprendía nada, podía ver el cabello de Gackt y la oscuridad de la habitación, pero no entendía el por qué, aunque tal vez éste no existía. Ese beso le supo tan extraño a Hyde, era sutil, dulce y húmedo, realmente... era exquisito, pero... por qué se lo permitía.

Gackt lo miró y luego retrocedió lentamente. Hyde seguía apoyado en la puerta, como inmóvil.

-Puedes irte si quieres. Ha sido tu decisión.

Gackt se acercó a una mesa y tomó unos cigarrillos, encendió uno y luego miró a Hyde, quien por primera vez en demasiado tiempo sentía algo vivo dentro de su pecho.

-Gackt, sí quiero.

-Mmmm...

Gackt se volvió extrañado.

-¿Qué has dicho?.

-Dije que sí quiero, quiero estar en esa película.

Gackt se sentía bien, lo había logrado, con o sin ayuda de ese beso, lo importante era que trabajarían juntos. Aun así sabia que Hyde ocultaba algo, el verdadero motivo por el cual se había negado en tantas ocasiones.

-Bien, estupendo... ¿Quieres un trago?. Tal vez quieras decirme por qué has cambiado de opinión.

- Sí, quiero un trago... y también quiero decirte algo más... quiero contarte algo que nunca he contado a nadie. Algo sobre L'Arc~en~Ciel.

Gackt sintió curiosidad. Miró nuevamente a Hyde, la palidez de su rostro y el brillo de sus ojos contrastaban con su ropa negra y con la oscuridad.

-¿Qué será aquello que hace a Hyde llorar sin lágrimas frente a mí?.

FIN



Bueno espero que les haya gustado, si no lo han notado algunas cosas se basan en hechos reales, por ejemplo, el que Gackt visite a Hyde por primera vez en su camarín en un concierto, también el detalle de las rosas rojas y que Hyde se pierde la primera vez que visita a Gackt, que tierno ^_^... El capitulo dos llegará pronto, por favor envíenme sus comentarios, así puedo mejorar, cariños para todos...


Back to the Fanfics Menu

Fanfic Destiny of Colors - Black
Tao Entertainment
Lady Segushi
Main Page