FANFIC RANMA 1/2
by Hide-fan

Akane salió de casa de los Tendo a toda prisa.
-Ese estúpido Ranma - farfulló, mientras pegaba un puñetazo a la dura farola - Ay...

Ryouga

LA CITA DE AKANE Y RYOUGA

Momentos antes, Akane le había propuesto a su prometido ir juntos al cine. Ranma, impasible, le contestó que había quedado con Ukyo y que no podía ser. Cómo no podía ser de otra manera, Akane enfureció de celos y se fue corriendo.
-Imbécil...
Con estos pensamientos Akane salió a hacer un poco de footing a ver si así se animaba un poco y se olvidaba del idiota de su "teórico" novio. Lo cierto es que ella estaba realmente enamorada de él, pero él no parecía hacerle el más mínimo caso. En cambio, había otros chicos como Ryouga o Kuno que sí la querían de verdad.
-Quizás debería salir con Ryouga - pensó Akane no demasiado convencida - Estoy segura que me haría mucho más caso que ese idiota de Ranma.
Mientras tanto, Ryouga intentaba inútilmente encontrar la casa de los Tendo. Acababa de volver de uno de sus habituales viajes - esta vez había estado en Nagasaki - y se moría de ganas por ver a Akane, su amada, y darle el regalo que le había traído. Mientras pensaba en la preciosa cara de la chica, la divisó a lo lejos y, con gran euforia, corrió en su busca. Pero desgraciadamente comenzó a llover y antes de que pudiera dar con ella se transformó en cerdito.
-¡P-Chan! - exclamó Akane, mientras abrazaba a su mascota cariñosamente - ¡Cuánto tiempo! Vamos a casa, ven, que los dos estamos empapados.
Akane cogió a Ryouga y corrió hacia su casa, ya que cada vez llovía con más fuerza.
Una vez en su casa, Akane cogió una toalla y secó a P-Chan.
-Con esta lluvia seguro que coges una pulmonía... Lo mejor será que nos demos un baño de agua bien caliente.
Ryouga miró a Akane aterrorizado. ¡Si se bañaba en agua caliente, Akane descubriría su secreto y le odiaría para siempre! Trató de huir pero Akane le cogió antes de que consiguiera su propósito.
-Venga, vamos. Cualquiera diría que te da miedo el agua caliente.
Llegaron al baño y Akane comenzó a desnudarse. P-Chan, ruborizado, miró hacia otro lado, aunque le costó mucho esfuerzo. ¡Akane era tan guapa! Pensó que Ranma tenía mucha suerte, y que ojalá fuera él el prometido de la menor de los Tendo. Absorto en tales pensamientos, no se dio cuenta de que Akane le cogía y le metía en la bañera hasta que el agua cubría ya todo su cuerpo. Agua caliente... Cuando salió a la superficie, ya se había transformado de nuevo en Ryouga.
-Ry... ¿Ryouga? - Titubeó confusa Akane, al ver lo que había ocurrido - No me digas que...
-Lo siento mucho Akane - se disculpó Ryouga, tapándose como podía - Sé que no debería habertelo ocultado, pero...
-¿Y todas las veces que hemos dormido juntos? ¿Y las veces que me he desvestido y vestido delante de ti? ¿Cómo has sido capaz?
-Akane, yo...
-Eres un... Todos los hombres sois iguales.
Akane se tapó con una toalla y se dispuso a salir del baño, no sin antes haberle propinado a Ryouga un buen puñetazo en toda la cara. Ryouga la alcanzó y la cogió del brazo.
-¡Suéltame! - Gritó Akane enfurecida - No quiero que me toques, me das asco.
Akane forcejeó con furia, pero Ryouga no la soltó. Estaba dispuesto a aclarar de una vez las cosas con Akane.
-No pienso soltarte hasta que no me escuches. Por favor.
Akane miró a Ryouga confundida. Estaba muy enfadada con él por lo que le había hecho, pero en un rincón de su corazón deseaba escucharlo y también perdonarlo.
-De acuerdo - accedió la chica por fin - Pero sé breve.
Se sentaron en una banqueta y Ryouga, sonrojado, dudó antes de comenzar.
-Bueno, yo... - comenzó a decir el chico, cada vez más nervioso - Hace tiempo que estoy enamorado de ti.
-Sí, ya... Ya me lo imaginaba, Ryouga - contestó Akane, que también había empezado a sentirse perturbada.
-Ah... - Dudó de nuevo - Entonces no deberías enfadarte conmigo, Akane, si te he ocultado que yo era P-Chan, y he permitido que durmieras conmigo, e incluso que te desnudaras delante de mí, es porque pienso que es la única forma de estar cerca de ti. Te quiero y se me hace muy duro saber que tú amas a Ranma y no sientes nada por mí.
-Ryouga...
Akane cada vez tenía más dudas. Hacía tan solo un instante odiaba a Ryouga con todas sus fuerzas, pero ahora lo veía tan vulnerable, y tan dulce...
-He intentado tantas veces declararte mi amor... - prosiguió Ryouga, con la mirada fija en las baldosas del suelo - Decirte que te olvidaras de Ranma, que vinieras conmigo. Yo lo dejaría todo por ti, Akane, todo.
-Ryouga, lo siento mucho, no sabía que sentías todo eso - Akane había perdonado a Ryouga y sentía unas irrestibles ganas de abrazarle - Si te parece bien... Quizás podríamos ir mañana al cine, o a algún sitio.
-¿Una cita? - Ryouga creía estar en el cielo - ¡Claro que me parece bien!
Akane sonrió y los dos jóvenes quedaron para el día siguiente.

Ryouga llegó un cuarto de hora tarde a su cita con Akane, aunque estaba muy contento por haber encontrado el lugar de su encuentro tan rápido. Cuando llegó, no pudo menos que asombrarse de lo guapa que estaba Akane; llevaba una camiseta blanca de manga corta y una minifalda tejana, y se había ondulado un poco el pelo. También se había maquillado y se había puesto una colonia muy fresca que le gustó mucho . Ryouga también se había arreglado mucho, cosa que sorprendió a Akane. Estaba recién duchado y afeitado y también olía muy bien. Se había puesto unos pantalones tejanos azul oscuro y un polo negro y por primera vez se había quitado la cinta del pelo.
-Estás preciosa, Akane - dijo Ryouga, tendiéndole a la chica un peluche que acababa de comprar.
-Gracias, tú también estás muy guapo - respondió Akane increíblemente nerviosa y ruborizada.
Ryouga, después de la declaración del día anterior, se sentía mucho más relajado y seguro al lado de Akane. Consiguió ser él mismo y estuvo tan divertido que Akane no pudo dejar de reír en toda la cita. Fueron al cine a ver una película romántica, y ambos lloraron. Después fueron a tomar un helado y a pasear por el parque. Incluso se montaron en una barca y navegaron durante más de una hora. Cuando llegó la hora de despedirse, Akane se sorprendió de lo rápido que se le había pasado la tarde. Se lo había pasado muy bien al lado de Ryouga y no le apetecía nada separarse de él.
-Bueno, supongo que tenemos que despedirnos ya - dijo Ryouga, cuando llegaban ya a la puerta de la casa de Akane - Me lo he pasado muy bien, Akane, gracias por todo.
-Yo también me lo he pasado muy bien.
-Pues nada... Adiós.
-Espera Ryouga - le detuvo Akane, asiéndole del brazo - No te vayas aún.
Akane pasó los brazos por encima de los hombros de Ryouga y acercó sus labios a los suyos. Ryouga no hizo nada por rechazarle, desde que se enamoró de Akane soñaba con ese momento, así que rodeó la cintura de la chica y la besó dulcemente. El mundo dejó de existir a su alrededor y se besaron durante largo rato. Cuando por fin se separaron, Akane estaba llorando.
-Ryouga, lo siento - sollozó, sin poder contenerse - Pero...
-Ya lo sé, Akane, ya lo sé - Ryouga también tenía ganas de llorar - Estás prometida con Ranma y eso no lo puedes cambiar. Pero no me importa. Por vez primera me he sentido verdaderamente correspondido y con eso me conformo.
-Ryouga, nunca olvidaré este momento, te lo prometo.
-Yo tampoco, mi amor, serás mi chica para siempre.
Se besaron una última vez y con dificultad se despidieron el uno del otro.

Cuando Akane entró en la casa, Ranma estaba tranquilamente leyendo un cómic en la sala de estar.
-¿De dónde vienes? - le preguntó, mientras devoraba una galleta - Te has arreglado mucho.
-Ah... He salido con unas amigas.
-Oye, siento mucho lo que pasó el otro día. ¿Te apetece que vayamos al cine mañana?
-Vale - asintió Akane con una sonrisa.
Ranma sonrió también y abrazó a su chica con dulzura. Akane pensó en Ryouga por un momento pero enseguida entregó todo su corazón al chico al que amaba, a Ranma Saotome.
-Te quiero, Ranma - dijo por fin.
-Yo también te quiero, Akane.


Back to the Fanfics Menu

Fanfic Ranma 1/2 - La cita de Akane y Ryouga
Tao Entertainment
Laura Álvarez (Hide-fan)
Main Page